You are currently visiting LifeWorks.com, would you like to visit a LifeWorks regional site?

close

Cómo hacer frente a la inseguridad financiera y al estrés de la deuda

Published by: LifeWorks,

La pandemia de COVID-19 ha provocado preocupaciones financieras en muchas personas que se han visto desestabilizadas por la pérdida del empleo, el despido, la cesantía y las deudas. El estrés y los problemas de dinero pueden crear un círculo vicioso: sus problemas financieros pueden generar estrés, el cual puede extenderse a otros elementos de su vida, exacerbar la ansiedad, minar su estado de ánimo y afectar su interacción en las actividades diarias. Sin embargo, cuidar de su bienestar financiero y mental en tiempos difíciles puede representar una puerta de salida.

Enfrentar sus temores

Es normal querer evitar situaciones que causan ansiedad. Los problemas monetarios como la deuda pueden parecer complicados y fuera de control. No obstante, el abordar los problemas por etapas le permite recuperar el control de su situación financiera, así como reducir su nivel de estrés.

Tómese un minuto de pausa y fíjese en los recursos de ayuda que existen. Usted no es la primera persona que ha lidiado con deudas u otras situaciones financieras difíciles.

Exprese sus inquietudes. Hable de lo que le molesta con un amigo o persona querida o trate de comunicarse con un consejero capacitado y atento de su programa de ayuda al empleado.

Establezca un plan. Existen formas comprobadas de resolver hasta los problemas de deuda más agudos.

Establezca pequeñas metas progresivas que lo vayan acercando más al objeto de sus temores. Se trata de una técnica de terapia de exposición que le ayuda a ganar confianza al tiempo que enfrenta repetidamente situaciones que le causan angustia ¿Qué situaciones le están molestando? ¿Abrir correspondencia? ¿Mantener las cosas organizadas en un solo lugar? Abordar una cosa a la vez es la primera medida que debe adoptar para sentir que está recuperando el control de su vida financiera.

Organizar sus finanzas

Los principios para liquidar deudas son:

  • reconocer el problema;
  • dejar de comprar a crédito;
  • establecer un presupuesto;
  • hacer un plan para reducir sistemáticamente su deuda.

Existen aplicaciones y herramientas en línea para organizarse y comenzar a administrar su deuda. Pague de contado en vez de crédito, fije una cantidad que gastará mensualmente en elementos de base y evite gastos extraordinarios, mantenga los documentos útiles organizados en un solo lugar y esté siempre al tanto de su saldo bancario.

Dinero y emociones

Fíjese cómo su estado de ánimo afecta su comportamiento financiero. Gastar dinero puede ser algo que hace para conseguir felicidad. Cuando uno se siente deprimido gasta dinero para animarse y, cuando se está muy feliz, uno puede inclinarse por gastar de manera impulsiva.

Esté consciente de cualquier comportamiento inútil al que pueda recurrir para escapar de sus retos. Conocer sus factores desencadenantes y patrones puede ayudarle a sentirse más en control de su situación financiera y a reducir también el estrés en otros aspectos de su vida.

Centrarse en el bienestar mental

El estrés que los problemas de dinero provocan puede hacerle vulnerable a la ansiedad y la depresión o exacerbar estas condiciones si ya las padece. Este giro puede afectar su sueño, su vida social, sus relaciones interpersonales y provocarle sentimientos de aislamiento. La incertidumbre y el miedo que la pandemia de COVID-19 ha engendrado pueden complicar las cosas aún más.

Tomar medidas concretas para mantener la salud mental en buen estado es vital para gestionar el estrés relacionado con las deudas. Hacer ejercicio, alimentarse saludablemente y descansar lo suficiente le ayudarán a desarrollar su capacidad de resiliencia, asimismo el hecho de mantenerse en contacto con su entorno y encontrar cosas positivas para hacer en su tiempo libre le mantendrá en buen estado de ánimo y centrado en lo que es constructivo.

Incluso podría descubrir que la práctica de técnicas de relajación puede ayudar a reducir los síntomas del estrés y la ansiedad. Algunos métodos que podría probar comprenden la meditación, la respiración profunda, la relajación muscular progresiva o el ejercicio.

Si constata que sigue teniendo altos niveles de estrés, ansiedad o mal humor, hable con su médico de cabecera o con un profesional del ramo de la salud mental. También puede llamar a su programa de ayuda, que puede comunicarle con un consejero.